Wikipedia

Resultados de la búsqueda

domingo, 10 de marzo de 2013

Examen Físico


La valoración de enfermería es la recolección de información acerca del estado
fisiológico, psicológico, sociológico y espiritual del paciente.
Estadio uno del proceso de enfermería.
La valoración es el primer paso del proceso de enfermería en el cual el profesional de
enfermería debe llevar a cabo una evaluación de enfermería completa y holística de las
necesidades de cada paciente. Usualmente, se emplea un marco de valoración basado
en una teoría de enfermaría.
El propósito de esta etapa es identificar los problemas de enfermería del paciente.
Estos problemas son expresados ya sea como reales o potenciales. Por ejemplo, un
paciente que se halla inmóvil debido a un accidente de tránsito puede ser valorado como
que tenga el “riesgo de alteración de la integridad cutánea relacionado con la inmovilidad”.
Componentes de la valoración de enfermería
Historia de la enfermería
Realizar la historia de enfermería antes del examen físico permite al profesional de
enfermería establecer un vínculo con el cliente y la familia. Los elementos de la historia
incluyen:
Estado de salud
Curso de la presente enfermedad, incluyendo los síntomas
Manejo actual de la enfermedad
Historia médica pasada, incluyendo historia médica de la familia
Historia social
Percepción de la enfermedad
Examen psicológico y social
El examen psicológico puede incluir:
La percepción del paciente (Que piensan de esta valoración, y que ganancia
tendrían de la misma).
La salud emocional (estado de salud mental, formas de sobrellevar problemas, etc.).

Salud social (salud general, enfermedades, historia previa, apetito, peso, patrones
de sueño, variaciones urinarias, alcohol, tabaco, drogas ilegales; lista de cualquier
medicamento prescrito con comentarios sobre su efectividad).
Salud espiritual (¿Es importante la religión? Si es así, ¿En qué forma? ¿Qué /
Quién proporciona un sentido de propósito? Creencias especiales o en relación a
su circunstancia).
Salud intelectual (función cognitiva, alucinaciones, desilusiones, concentración,
intereses, hobbies, etc.).
Examen físico
El examen físico es la exploración que se practica a toda persona a fin de reconocer las
alteraciones o signos producidos por la enfermedad, valiéndose de los sentidos y de
pequeños aparatos o instrumentos llevado consigo mismo, tales como: termómetro
clínico, estetoscopio y esfingomanómetro entre los más utilizados. Este constituye una de
las habilidades a lograr por los estudiantes de enfermería como parte de sus
competencias y desempeño, por lo que deberá tener nociones elementales o básicas que
le permitan interactuar con el paciente en tal sentido.
Métodos para el examen físico.
En el examen físico intervienen los cuatro métodos de la exploración clínica: la
inspección, la palpación, la percusión y la auscultación, complementados por la
termometría clínica, la esfingomanometría, y si es posible la exploración de la sensibilidad
y los reflejos.
Inspección. Es la apreciación con la vista desnuda o cuando más con la ayuda
de una lente de aumento, del aspecto, color, forma y movimiento del cuerpo y de su
superficie externa, como también de algunas cavidades o conductos accesibles por su
amplia comunicación, ejemplo: boca y facies.
Palpación. Es la apreciación manual de la sensibilidad, temperatura, consistencia,
forma, tamaño, situación y movimientos de la región explorada, ello valiéndonos de la
sensibilidad táctil, térmica y vibratoria, así como de los sentidos de presión y
estereognósico de las manos.
Percusión. Consiste en la apreciación por el oído, de los fenómenos acústicos,
generalmente ruidos que se originan cuando se golpea la superficie externa del cuerpo
con las manos desnudas, o valiéndose de un martillo especial.
Auscultación. Consiste en la apreciación con el sentido de la audición, de los
fenómenos acústicos que se originan en el organismo, ya sea por la actividad del corazón,
o por la entrada y salida de aire en el sistema respiratorio, o por el tránsito en el tubo
digestivo, o finalmente por cualquier otra causa.

Material y equipo.
Estetoscopio: para la auscultación tanto del aparato respiratorio como
cardiovascular, así cono los ruidos hidroaéreos (R.H.A.) en el abdomen.
Esfingomanómetro: para la medición de la tensión arterial (T.A.).
Termómetro clínico: para la medición de la temperatura corporal.
Depresor: para el examen de la cavidad bucal.
Torundas: para diferentes usos durante el examen: secar la región axilar, limpiar el
termómetro antes y después de su uso, etc.
Biombo: para cuidar la privacidad del paciente.
Sábana: para guardar el pudor y cuidar la privacidad del paciente.
Precauciones generales.
Crear todas las condiciones previamente.
Tener en cuenta el estado del paciente.
Garantizar la privacidad del paciente.
Mantener al paciente lo más ligero posible de ropas.
Garantizar la adecuada iluminación.
Evitar las corrientes de aire.
Realizarlo preferentemente alejado de las comidas.
Seguir el orden céfalo – caudal.
Partes del examen físico.
Examen físico general.
Constitución.
Deambulación.
Decúbito.
Marcha.
Peso y talla.
Facie.
Faneras (pelos y uñas).
Piel (coloración).
Circulación colateral.
Tejido celular subcutáneo.
Temperatura.

Examen físico regional.
Cabeza.
Cuello.
Tórax.
Abdomen.
Columna vertebral.
Extremidades.
Examen físico por sistemas y aparatos.
Sistema respiratorio.
Sistema cardiovascular.
Sistema digestivo.
Sistema hemolinfopoyético.
Sistema endócrino.
Sistema osteomioarticular.

Sistema genitourinario.
Sistema nervioso.


Examen físico general.
Paciente normo lineo que deambula sin dificultad, facie y marcha no
característicos de proceso patológico alguno. Guarda decúbito activo indiferente. No
alopecias. Uñas con estrías longitudinales, no lúnulas, no onicomicosis. Piel acorde a se
edad, raza y sexo. No manchas ni lunares. No presencia de circulación colateral. Tejido
celular subcutáneo no infiltrado.
Desde el primer contacto visual con el paciente y valiéndonos de la inspección, podemos
ir evaluando aspectos generales tales como:
A) Constitución: El individuo puede ser:
Brevilíneo: De tronco bien desarrollado con extremidades cortas y
gruesas. Poca estatura y son corpulentos.
Normo líneos: son bien proporcionados.
Longilíneos: desarrollo desproporcionado de los miembros y el tronco
pequeño.
B) Deambulación:
- Deambula sin dificultad
- Deambula con dificultad
- No deambula (sillón, camilla)
C) Decúbito: se refiere a la posición del paciente en la cama:
-Decúbito supino o dorsal (acostado sobre su espalda).
-Decúbito ventral o prono (acostado boca abajo).
-Decúbito lateral (derecho o izquierdo).

El decúbito puede ser también:
Pasivo: El paciente yace pasivamente sobre su espalda, con tendencia
generalmente hacia los pies de la cama, o hacia cualquier otro lado.
Activo: Es aquel en el cual el paciente participa por su propia voluntad y
fuerza y puede ser indiferente o forzado según se modifique o no a voluntad sin
inconveniente o molestia.
D) Marcha: De gran valor diagnóstico sobre todo en las enfermedades del sistema
nervioso. Se debe observar no sólo el modo de caminar, sino también la posición
del cuerpo, el movimiento de los brazos y la actitud de la cabeza.
E) Facie: El aspecto y/o configuración de la cara, la expresión facial o fisonómica es
de vital importancia en el examen físico.
F) Coloración de la piel: Varía en dependencia de la edad, raza, sexo, y lugar del
cuerpo. Entre las alteraciones que podemos encontrar: palidez, rubicundez, seudo
ictericia, melanodermias, vitíligo, manchas acrómicas, cianosis, ictericia, etc.
G) Faneras:
Pelos: Debemos observar: cantidad, distribución, implantación y calidad, de
acuerdo a su edad, raza y sexo en cuero cabelludo, cejas, pestañas, barba, bigote,
axilas y pubis.
Uñas: Debemos observar: forma, aspecto, resistencia, crecimiento y color.
Puede haber: Onicofagia (se come las uñas), Onicodistrofia (deformidades en
las uñas), Onicomicosis (hongos en las uñas).
H) Circulación colateral: Cuando exista un obstáculo por obstrucción, compresión
o estrechamiento a la circulación sanguínea en los grandes vasos arteriales o
venosos, todos los vasos que se anastomosan con el tronco afectado se dilatan
considerablemente en un esfuerzo para compensar la dificultad circulatoria
existente. Esta dilatación vascular es visible en los vasos superficiales a merced
de los cuales se restablece en parte la circulación sanguínea interrumpida por el
obstáculo, se conoce con el nombre de circulación colateral.
I) Tejido celular subcutáneo: Normalmente en el se encuentra el tejido adiposo,
por lo que se debe observar si el paciente mantiene su peso normal o si está
delgado por haber disminuido o desaparecido su panículo, o por el contrario, si
está obeso por haber aumentado el mismo. Se debe comprobar el peso. Puede
haber:
Edemas: si el líquido que ocupa los espacios intersticiales se encuentra
patológicamente aumentado (edema cardíaco, renal, nutricional, etc.).
Mixidema: El tejido muscular subcutáneo se encuentra infiltrado por una
sustancia dura y elástica de naturaleza mucoide. No deja godet, se acompaña de
sequedad y descamación de la piel, fragilidad y escasez de pelos.

Efisema subcutáneo: Existe en el tejido celular subcutáneo determinando
la deformidad y aumento de volumen de la región, casi siempre aire, hay
crepitación característica a la palpación.
J) Temperatura: Representa el equilibrio entre el calor producido en los tejidos y el
emitido por el organismo. Puede ser: Normal: entre 35°C – 36,9°C Febrícula: 37°C
– 37,5°C Hipertermia: 37,6°C o más.
K) Peso y talla: Para la realización del peso, debemos primeramente cerciorarnos
del buen estado de la pesa a utilizar. En cuanto al paciente tener las precauciones
de preguntarle: si ingirió alimentos recientemente, si tubo catarsis, si orinó, que
esté ligero de ropas y descalzado, también ayudarlo a subir y bajar de la balanza
sea cual fuere su edad, sexo y estado. Generalmente acostumbramos a colocar al
paciente de frente a la balanza, pero cuando conjuntamente vamos a medir la talla
del paciente es conveniente desde un inicio colocarlo de espaldas al talimetro, a
fin de evitar la rotación del mismo para subir a la balanza y así evitar una caída, o
tener que bajarse y volver a subirse a la misma o provocarle una caída.
Para la realización de la medición debemos garantizar que el paciente esté parado
lo más erecto posible al barral del talimetro.
L) La lectura del peso debe realizarse frente a la balanza y no desde cualquier otra
posición, ya que puede leerse de manera falseada. Luego de obtener el peso
actual y la talla, debemos conocer sobre el peso habitual del paciente, lo cual nos
permitirá conocer las diferencias actuales, ya bien sean por exceso o por defecto,
en relación con el peso que habitualmente ha mantenido el mismo.
Examen físico regional.
Patrón normal:
¨Cabeza: Cráneo y cara: sin alteraciones.
¨Cuello: Acorde a su biotipo, flexible, no doloroso a los movimientos de flexión,
extensión, lateralización y rotación. Tiroides no visible ni palpable. No
ingurgitación yugular. No adenopatías.
¨Tórax: De aspecto y configuración normal.
¨Mamas: sin alteraciones.
¨Abdomen: (Globuloso, semiglobuloso, plano, excavado), depresible, que sigue
los movimientos respiratorios y el golpe de tos. No doloroso a la palpación
superficial ni profunda. No visceromegalia. Timpanismo abdominal normal. Ruidos
hidroaéreos (RHA) presentes.
¨Columna vertebral: Sin alteraciones.
¨Región glútea: Sin alteraciones.
¨ Extremidades superiores e inferiores: Sin alteraciones.

Cabeza. Comprende el cráneo y la cara. Los aspectos más importantes a tener
en cuenta son: la posición y los movimientos de la cabeza, el tipo de cráneo y de
cabellos, así como la implantación de estos en la frente, en el cual debemos tener
en cuenta la forma, los surcos y el trofismo en la cara, las mejillas y el mentón, en
los ojos: color, pupila, conjuntivas, cornea, si existe extrabismo, si existe
exoftalmos o enoftalmos, además las pestañas y las cejas. En la nariz notaremos
su aspecto, forma y tamaño; y en las orejas, el pabellón y el conducto auditivo
externo.
Cuello. Debemos explorar su volumen, forma, posición, movilidad, latidos y
tumoraciones. Deben explorarse las regiones parotideas, submaxilares y
sublinguales, así como la región supraclavicular y la nuca. En el examen de
tiroides precisar su forma, tamaño, situación, movimientos, etc. Además de los
órganos que transcurren por el cuello y que relacionan la cabeza con el tronco, en
esta región se hallan otras de suma importancia: la hipo laringe, la laringe, las
glándulas tiroides y paratiroides y numerosos ganglios (preauriculares,
retrouariculares. Occipitales, submentonianos, submaxilares, carotideos y
supraclaviculares. Presencia o no de resalto laríngeo – traqueal.
Tórax. Debemos observar alteraciones y tipos de tórax, si existen alteraciones
globales del tórax; paralítico, enfisematoso, raquítico, etc, o alteraciones parciales
de tórax: abovedamientos o depresiones de un hemitorax. Debemos explorar
igualmente las mamas: En la inspección si son simétricas, características de la piel
de las mismas, así como cualquier alteración que exista tanto en el pezón como el
la areola. En la palpación las debemos dividir en cuatro cuadrantes: superior
externo, superior interno, inferior interno e inferior externo; llevando este mismo
orden para realizar la palpación, o sea a favor de las agujas del reloj, siempre de la
periferia al centro terminando en el pezón. Debemos tener presentes que
conjuntamente con la palpación de las mamas, debemos hacerlo también en las
regiones axilares buscando la presencia de adenopatías.
Abdomen. Para su exploración debemos valernos de los cuatro métodos de la
exploración clínica:
Inspección: En la configuración debemos observar si está distendido o
excavado (de manera localizada o generalizada). La presencia de circulación
colateral (tipo y dirección). Si hay cicatrices. Si sigue los movimientos respiratorios
y el golpe de tos.
Palpación: Para la realización de la misma debemos dividir
imaginariamente el abdomen del paciente en nueve cuadrantes: Hipocondrio
derecho. Epigastrio. Hipocondrio izquierdo. Flanco derecho. Mesogastrio. Flanco
izquierdo. Fosa ilíaca derecha. Hipogastrio. Fosa ilíaca izquierda.

La palpación puede realizarse valiéndonos de una mano (palpación monomanual),
o de ambas manos (palpación bimanual), primero se realiza una palpación
superficial y posteriormente una más profunda. Si el paciente ha referido presencia
de dolor de localización definida, no se debe comenzar por dicha zona.
De no haber dolor preciso. Por lo general debemos comenzar por la fosa
ilíaca izquierda, ascender por el flanco izquierdo al hipocondrio de ese lado, pasar
a epigastrio y mesogastrio, continuar al hipocondrio derecho, flanco derecho hasta
la fosa ilíaca derecha, palpando finalmente el hipogastrio. Si detectamos alguna
tumoración durante la palpación, debemos tener en cuenta sus características:
localización, tamaño, forma, superficie, sensibilidad, movilidad y consistencia.
Percusión: Se realiza con el paciente en decúbito supino, salvo excepciones.
Con ella se trata de identificar los distintos sonidos abdominales, los que
dependen normalmente de la naturaleza más o menos sólida de las vísceras intra
abdominales. Al realizar la misma, el timpanismo abdominal puede ser normal, o
por el contrario existir: hipertimpanismo, hipotimpanismo o matidez.
Hipertimpanismo: corresponde a un aumento del aire atmosférico o gases, en las
vísceras huecas en la cavidad libre del peritoneo.
Hipotimpanismo: Se debe a la presencia de gas a gran tensión o por una relativa
densificación de las vísceras huecas.
Matidez: generalmente se debe a la presencia de líquidos a gran tensión,
particularmente en la cavidad peritoneal, a la densificación manifiesta de una
víscera hueca, o al aumento de tamaño de las vísceras normalmente macizas, o
también, a la formación de tejido tumoral a cualquier nivel del abdomen.
Columna vertebral.
Inspección: Se debe examinar con el paciente desnudo y los brazos a los
lados, en un ambiente con buena iluminación. Observaremos una postura, altura
de las cinturas escapulares y pelviana (en busca de asimetría), aumento o
disminución de la cifosis dorsal (convexidad posterior). Observaremos si los
hombros se encuentran al mismo nivel, si una de las escápulas hace mayor
prominancia que la otra, si la columna mantiene sus incurvaciones normales, si las
caderas están al mismo nivel y si es más marcado o no el pliegue glúteo de un
lado. Posteriormente colocaremos al paciente de perfil y observaremos las
incurvaciones que presenta la columna, que normalmente tiene una concavidad
superior cervical, una convexidad dorsal y una concavidad lumbar.

Palpación: Se realiza tomando entre los dedos índice y pulgar las
pequeñas prominencias óseas que se encuentran a lo largo de la misma (apófisis
espinosas), e imprimiéndoles movimientos laterales observamos si determinan
dolor. Posteriormente realizamos la compresión de los puntos que se encuentran
entre dos apófisis espinosas a unos dos centímetros, a ambos lados de la línea
media (punto de emergencia de las raíces), comprobando si hay dolor o no.
Finalmente se procederá a la palpación de los músculos paravertebrales,
comprobándose el grado de espasticidad que pueden tener.
Región glútea. Debemos precisar si existe púrpura, abscesos por inyecciones
enquistadas, tumoraciones y/o cualquier alteración.
Extremidades superiores. Brazos y antebrazos: debemos explorar la
forma, posición, trofismo muscular y óseo. Manos: forma, tamaño, color,
movimientos, trofismo y humedad. Dedos: forma, color, movilidad activa y pasiva.
Articulaciones de los hombros, codos, muñecas, interfalángicas en: actitud,
forma, tamaño, color, calor, fluctuación, bolsa sinovial, movimientos activos y
pasivos.
Extremidades inferiores. Músculos y piernas: Debemos observar:
forma, posición, trofismo muscular y óseo. Pie: forma, tamaño, color, movimientos,
trofismo y humedad. Dedos: forma, tamaño, color, movilidad activa y pasiva.
Articulaciones de la cadera, rodillas, tobillos, interfalángicas: actitud, forma,
tamaño, color, calor, fluctuación, bolsa sinovial, movimientos activos y pasivos.
Examen físico por sistemas y aparatos.
► SISTEMA RESPIRATORIO.
Patrón normal.
Inspección: Expansibilidad torácica normal. No tiraje.
Palpación: Se comprueba la expansibilidad torácica mediante maniobra vértice –
base. Vibraciones locales conservadas.
Percusión: Sonoridad pulmonar normal.
Auscultación: murmullo vesicular (M.V.) normal. No estertores.

Inspección
Estado de la piel: color, cicatrices, erupciones cutáneas, atrofias musculares,
edemas, circulación colateral, etc.
Configuración del tórax: tipo de tórax, deformidades torácicas (abovedamientos,
depresiones, etc.).
Movimientos respiratorios: frecuencia, ritmo, amplitud, etc.).
Palpación
Esta exploración complementa los datos obtenidos por la inspección, añadiendo
detalles tales como: sensibilidad y elasticidad torácica e intensidad de las vibraciones
vocales.
Sensibilidad: nos permite explorar por palpación el dolor provocado y comprobar
el dolor espontáneo, precisando sus características.
Elasticidad: Mayor en el niño, menor en el anciano e intermedio en el adulto. Para
comprobar la expansibilidad torácica, debemos valernos de la maniobra Vértice – Base,
para ello:
Las manos abarcan las porciones posteriores y laterales de las bases pulmonares,
de tal forma que los pulgares se aproximen a la línea media vertical a la altura del ángulo
inferior de los omoplatos, y los extremos de los otros dedos alcanzan la línea media axilar.
Vibraciones vocales: se originan en las cuerdas vocales durante la fonación y se
transmiten por la columna de aire del árbol traqueobronquial hasta el pulmón. Pueden
estar:
Aumentadas: hiperventilación pulmonar, condensaciones pulmonares, etc.
Disminuidas: por aumento del grosor de la pared torácica, obstrucción bronquial
por cuerpo extraño, tumores, etc.).
Abolidas: grandes derrames pleurales, etc.
Conservadas: en procesos patológicos poco extensos, etc.
Percusión
Tiene lugar realizando la percusión dígito-digital en cada espacio intercostal desde
el vértice hasta la base en ambos campos pulmonares. En la sonoridad pulmonar puede
haber:
Hipersonoridad: se debe al aumento del contenido aéreo del pulmón con la
disminución de la densidad, o bien a que la percusión hace vibrar el aire en
cavidades pleuropulmonares.
Hiposonoridad: En condensaciones pulmonares con aumento de la densidad, o
en interposiciones de líquidos, sólidos y de gases a gran tensión.

Auscultación
Ruidos respiratorios normales
Murmullo vesicular: Audible en regiones infra axilar, infra escapular e infra
clavicular. Se asemeja al ruido producido por un fuelle cuya válvula no hiciera ruido
alguno o al ruido provocado por la brisa entre el follaje de un bosque. Se emite aspirando
aire por la boca con los labios entreabiertos.
Respiración traqueobrónquica: se escuchan la tráquea y los bronquios.
Ruidos adventicios o sobre agregados
Estertores
Secos. Pueden ser:
Roncos: Provocados por el paso del aire a través de los estrechamientos de la luz
de los bronquios de mediano y grueso calibre. Semejan al ronquido de un hombre
que duerme.
Sibilantes: Son provocados por el estrechamiento de la luz bronquial en los
bronquios finos a causa de secreciones viscosas o adherentes o por espasmo de
los músculos. Recuerdan el silbido del aire al pasar violentamente por la hendidura
de una puerta.
Húmedos. Pueden ser:
Crepitantes: Se producen por el desprendimiento de las paredes alveolares de los
moldes fibrino leucocitarios, la movilización con la inspiración de trasudados
alveolares, fluidos o el despegamiento de las paredes alveolares colapsadas.
Subcrepitantes: Son ocasionados por el estallido de burbujas de aire en las
secreciones de la luz bronquial o bien por el choque de estas secreciones y las
corrientes de aire del árbol respiratorio.
► SISTEMA CARDIOVASCULAR
Patrón normal:
Inspección y palpación: Latido de la punta no visible ni palpable. No
deformidades torácicas. Área cardíaca normal. F.C. 80 x´. Pulsos presentes sincrónicos.
No várices ni micro várices.
Percusión (de poco valor): Área de tejidos cardíacos dentro de los límites
normales. Auscultación: Ruidos cardíacos rítmicos y bien golpeados. No soplos. T.A. 120/80 mm Hg.

Focos de auscultación:
Focos de la base: Aórtico: 2do espacio intercostal derecho.
Pulmonar: 2do espacio intercostal izquierdo.
Focos de la punta: Tricúspide: a nivel del apéndice xifoides (punta del esternón).
Mitral: 5to espacio intercostal izquierdo (a nivel de la línea media clavicular).
► SISTEMA DIGESTIVO
Patrón normal:
Boca: labios de coloración normal, no desviación de las comisuras labiales,
mucosa húmeda, dentadura conservada, lengua de forma, tamaño y color conservados,
bien papilada y húmeda). Orofaringe sin alteraciones.
Abdomen: Depresible, no doloroso a la palpación. Hígado no rebasa el reborde
costal derecho.
Región anal: forma y coloración normal, no lesiones.
Tacto rectal: esfínter normo tónico, no tumoraciones.
► SISTEMA GENITOURINARIO
Patrón normal:
Inspección: No tumoraciones en flancos, ni en hipocondrios. Región lumbar, no
signos inflamatorios ni tumoraciones.
Palpación: Riñones no palpables, no dolorosos.
► SISTEMA HEMOLINFOPOYÉTICO
Patrón normal:
Ganglios linfáticos: cadenas cervicales, axilares, inguinales y poplíteas, no se
palpan ganglios linfáticos. (En caso de palpar alguno describir: localización, número,
tamaño, consistencia, movilidad, sensibilidad y simetrías).
Bazo: No palpable, ni percutible.

SISTEMA OSTEOMIOARTICULAR.
Patrón normal.
Músculos: Simétricos de contornos regulares. Fuerza, tono y trofismo
conservados.
Huesos: Forma y eje longitudinal conservados, no tumefacción ni edemas de
partes blandas. No depresiones ni deformidades óseas, no dolorosos a la palpación.
Articulaciones: Arco de movilidad activo y pasivo conservados en todas las
articulaciones.
► SISTEMA NERVIOSO
Patrón normal: Paciente consciente, orientado en tiempo, espacio y persona, que
responde al interrogatorio con lenguaje claro y coherente, buena comprensión y
expresión, memoria inmediata, reciente y tardía conservadas.
Tono muscular: Grado de tensión de los músculos; inspección, palpación, relieva
y consistencia de los músculos, resistencia a los movimientos pasivos: hipertónico,
Parkinson, hipotónica (miopatías), distónico (hipo o hipertonías).
Trofismos: Simetría de los miembros: inspección, palpación, medición. (Atrofia,
hipo o hipertrofia).
Motilidad:
Voluntaria: Pasiva (tono muscular). Activa (que ejecute movimientos y exploramos
la fuerza).
Involuntaria: tics, temblores, convulsiones, etc.
Taxia. (Coordinación de los movimientos).
Estática: Romberg simple: de pie en actitud militar, después con los ojos
cerrados. Romberg sensibilizado: tocar la rodilla con el talón opuesto o la punta del pie
tocando el talón opuesto con los ojos cerrados.
Dinámica: Índice- índice / Índice- nariz / Talón – rodilla.
Praxia:
Movimientos transitivos (abrocharse la camisa o desabrochársela). Movimientos
intransitivos (Que escriba sin lápiz o se peine sin peine).
Movimientos imitativos (imitar nuestros movimientos).
Sensibilidad.
A) Superficial consciente (cutánea). Comprobar en puntos simétricos. Táctil (con
un trozo de algodón, yema de los dedos, etc.). Dolorosa (con la punta de un alfiler).
Térmica (con algún elemento frío o tibio).

B) Profunda consciente:
Barestesia (presión). Se presiona con la punta de los dedos.
Barognosia (peso). Se pone un peso en cada mano y se pide compararlos.
Batiestesia (sensibilidad a los movimientos y actitudes).
Esterognosia (reconocer objetos). Formas, características, etc.
Palestesia (vibración). En superficies óseas: epífisis de huesos largos.
C) Sensibilidad visceral. Compresión de testículos, tráquea, mamas, etc.
Reflejos.
A) ×Osteotendinosa (profunda). Paciente relajado y el estímulo lo
suficientemente intenso, no exagerado, rápido y en el sitio adecuado.
×Bicipital (flexión del codo).
×Tricipital (tomar el brazo a nivel del codo y dejar caer el antebrazo en
ángulo recto y percutir el tríceps). Se deberá producir la extensión del antebrazo
sobre el brazo.
×Rotuliano o patelar: Rótula.
×Aquiliano: en el tendón de Aquiles.
×Superciliar: en la arcada superciliar se deberá producir la contracción del
orbicular de los párpados.
×Naso palpebral: se deberá percutir en la raíz de la nariz, debiéndose
producir parpadeo de ambos ojos.
B) Reflejos superficiales o cutáneo mucosos.
×Córneo – conjuntival: Algodón o pañuelo en la córnea, se deberá
producir contracción orbicular.
×Cutáneo – abdominal: Con el mango del martillo y/o yema de los dedos
en región infra, supra umbilical: se deberá producir la desviación del ombligo hacia
el lado estimulado.
×Plantar normal. Babinski. Al estimular la planta de los pies, se deberá
producir la flexión de los dedos sobre la planta del pie estimulado.
×Esfera meníngea: Kerning superior. Manteniendo las piernas rectas se
debe levantar el tronco al paciente: positivo si flexiona la rodilla y resulta dolorosa
la maniobra. Kerning inferior: Ídem al anterior, pero aquí se levantan las piernas
rectas aplicando una mano sobre las rodillas. Cuando se eleva a cierta altura se
flexiona la rodilla y provoca dolor.
×Brudzinski: Signo de la nuca: Flexionar suave y fuertemente la cabeza, y
los miembros se flexionan en la rodilla y en la cadera.
×Reflejo colateral: Flexionar un muslo sobre la pelvis, en el miembro
opuesto se reproduce el movimiento.

Pares craneales.
1. Olfatorio. (Olores). Explorar ambas fosas nasales por separado.
2. Óptico. (Agudeza visual, visión de los colores, fondo de ojo). Se debe explorar
cada ojo por separado.
3. Pares III, IV, VI. (Reflejo foto motor, consensual, de acomodación y convergencia).
Movimientos oculares dentro de los límites normales.
4. Trigémino. (Reflejos corneal y mandibular presentes). Porción sensitiva táctil,
térmica y dolorosa de la piel de la cara conservada.
5. Facial. Porción sensitiva: sensibilidad gustatoria en los 2/3 anteriores de la
lengua conservada. Sensibilidad táctil, térmica y dolorosa a nivel del pabellón
auricular conservado.
Porción motora: movimientos de los músculos de la mímica
conservados.
6. Estato – acústico. Rama coclear: Paciente que escucha con voz cuchicheada a
la misma distancia en ambos oídos.
Rama vestibular: marcha fluida y coordinada en línea recta.
7. Glosofaríngeo. Sensibilidad en el 1/3 posterior de la lengua conservada.
8. Neumogástrico. Examen del velo del paladar. Ordenamos decir aahh con la boca
abierta, se deberá elevar el velo del paladar. Examen de las cuerdas vocales:
afonía, voz bitonal.
9. Espinal. Inspección del cuello y nuca no observándose asimetrías, tono y fuerzas
musculares de los esternocleidomastoideos y de los trapecios conservados.
10. Hipogloso. Inspección de la lengua dentro de la cavidad bucal, no atrofias, no
desviaciones de la punta de la lengua, fuerza muscular de la lengua conservada.

















No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada