Wikipedia

Resultados de la búsqueda

domingo, 10 de marzo de 2013

Lavado de manos


IMPORTANCIA EN LA DISMINUCIÓN DE LA INFECCIÓN HOSPITALARIA:

La transferencia de microorganismos por las manos del personal hospitalario ha sido identificada como el factor más importante en la transmisión de infecciones.
La flora bacteriana de las manos puede ser dividida en flora residente y transitoria. Los gérmenes que componen la flora residente no son habitualmente patógenos. La flora transitoria, en cambio, se adquiere por contacto con objetos contaminados, tiene gran importancia en la cadena de transmisión de las infecciones nosocomiales y es fácilmente removida con el uso de la técnica adecuada del lavado de manos.
Sin embargo varios estudios recientes muestran la portación en las manos de microorganismos aeróbicos gran negativos, como residente y transitoria, además de los Stafilococcus aureus y epidermidis. Se está estudiando cuál es la razón por la cual estos gérmenes están en forma persistente en las manos del personal hospitalario.

Recordemos: "El mejor control de infecciones comienza con un adecuado lavado de manos".

Objetivos:

· Eliminar por arrastre la mayor cantidad de gérmenes transistorios y/o residentes de las manos.
· Prevenir la aparición de infecciones hospitalarias.

Técnica del lavado de manos:

·                  Retirar el reloj, anillos, pulseras.
·                  Abrir la canilla manteniéndose alejado de la pileta.
·                  Colocar sobre la palma de la mano la solución antiséptica a utilizar.
·                  Mojarse las manos y friccionar con la  solución jabonosa antiséptica SUAVEMENTE las manos  durante NO MENOS DE 10 SEGUNDOS. No olvidar pliegues interdigitales.
·                  Enjuagar bien y secar con toallas de papel.
·                  Con la misma toalla cerrar la canilla.
·                  Desechar la toalla en recipiente de residuos.

El recipiente para residuos tiene que tener tapa accionable a pedal de modo de no volver a contaminarse las manos para desechar  el papel. En caso contrario mantenerse destapado.
La uñas se deben mantener cortas, ya que son un lugar propicio para el desarrollo de gérmenes.
La importancia de retirar, previo al lavado de manos, los anillos, pulseras y relojes, reside en que se ha encontrado presencia de bacterias bajo los mismos, resultando esto peligroso, especialmente en áreas de cuidados intensivos y centro quirúrgico.
Los lavatorios deben mantenerse limpios. Se deben evitar salpicaduras durante la higiene de las manos para no contaminar áreas adyacentes.

Se recomienda no lavar  ropa, chatas, etc. en los lavatorios. SOLO DEBEN USARSE PARA LAVADO DE MANOS.

Se recomienda el uso de guantes estériles para la realización de procedimientos invasivos. Una buena técnica de lavado de manos con jabón en trozos es suficiente si se utilizarán guantes estériles, excepto en quirófano donde la acción residual de los antisépticos cobra importancia en el lavado de manos, ya que se permanece largo tiempo con los guantes puestos.

Cuando deben lavarse las manos:

1. Al iniciar las tareas.
2. Antes de tener contacto con cualquier paciente. (Especialmente los más susceptibles: inmunocomprometidos, recién nacidos, etc.). 
3. Antes de realizar procedimientos invasivos.
4. Antes y después de tocar heridas. (Especialmente quirúrgicas, traumáticas o asociadas a prótesis).
5. Después del contacto con materiales contaminados con secreciones respiratorias, sangre, excretas, etc.).
6. Después del contacto con reservorios probablemente contaminados con microorganismos multirresistentes o virulentos. Ej.: frascos de aspiración.
7. Después del contacto con pacientes colonizados con microorganismos multirresistentes.
8. Entre la atención de un paciente y otro. (Especialmente en las unidades de cuidados intensivos).
9. Antes de preparar medicación y/o soluciones intravenosas o arteriales.
10. Antes y después de hacer uso personal del baño.
11. Después de estornudar, toser, tocarse la cara, el cabello, etc.
12. Al finalizar las tareas y retirarse del hospital.

EL LAVADO DE MANOS REDUCE LA MORBIMORTALIDAD PORINFECCIONES NOSOCOMIALES.



LAVADO SOCIAL:

El lavado social debe practicarse antes del contacto con los pacientes y cuando se van a realizar procedimientos no invasivos como por ejemplo: tendido de camas, colocación de chatas u orinales, vaciado de bolsas colectoras de orina, control de signos vitales, baños completos o higienes parciales, etc.
·                  El lavado de manos social debe realizarse con soluciones jabonosas comunes.
   

LAVADO ANTISÉPTICO:

El lavado antiséptico debe practicarse antes de realizar procedimientos invasivos (colocación de catéteres periféricos o centrales, sondas vesicales, manejo de la asistencia respiratoria mecánica, punción lumbar, etc.), aunque éstos demanden el uso de guantes estériles y antes de atender pacientes inmuno-comprometidos.
·                  El lavado antiséptico puede realizarse con soluciones jabonosas antisépticas o con gel alcohólico.
En áreas de Cuidados Intensivos, de Transplante y atención a pacientes quemados, se recomienda como solución jabonosa antiséptica usar clorhexidina al 4%. Este tiene amplio espectro, rapidez de acción y efecto residual prolongado.
Fuera de estas áreas, se puede utilizar iodopovidona jabonosa.



LAVADO QUIRÚRGICO:

El lavado de manos quirúrgico SIEMPRE requiere del uso de SOLUCIONES ANTISÉPTICAS.
El antiséptico recomendado es clorhexidina al 4%. El lavado quirúrgico debe incluir el retiro previo de joyas  y relojes.
Las uñas se usarán cortas y sin esmalte. Para retirar la suciedad que puede adherirse debajo de las uñas, se recomienda el uso de palillos romos individuales y descartables  o bien el uso de cepillos suaves e individuales.
Para la piel de las manos, se recomienda una fricción vigorosa con clorhexidina al 4% durante 5 minutos para el lavado inicial y durante 2 o 3 minutos para los restantes.
No se recomienda el uso de cepillos para el lavado quirúrgico. Estudios realizados demostraron un aumento en los conteos bacterianos luego del cepillado, ya que su uso remueve la flora permanente de la piel.
El lavado quirúrgico debe realizarse con las manos hacia arriba, siguiendo hasta los codos, que permanecerán en posición flexionada, haciendo que el agua corra desde las puntas de los dedos hacia los codos. Las manos se secan con una toalla estéril. Debe repetirse entre cirugía y cirugía, aunque con una menor duración 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada